Skip to Content, Navigation, or Footer.
The Daily Cardinal Est. 1892
Sunday, September 19, 2021

Propósitos para el nuevo año

Cada 31 de diciembre miles de personas deciden empezar el año nuevo con una lista de propósitos que les ayudarán a mejorar como individuos. Dietas para adelgazar, hacer ejercicio, beber menos...etc. Yo, como todos estos ilusos, también me plantee mejorar personalmente en el 2010: quiero dejar de fumar. Sin embargo mi propósito no se me planteó el 31 de diciembre. Es más, en la fiesta de nochevieja debí fumar más que en toda mi vida. Creo que sufrí las consecuencias del humo y el alcohol durante más de una semana.

Mi planteamiento llegó el 18 de enero de este año, cuando viajaba de Madrid a Chicago en avión. Yo como siempre, para poder pasar el semestre en Madison sin gastarme todo mi dinero en tabaco americano, había comprado unos cartones de tabaco en el aeropuerto de Madrid. Cual es mi sorpresa cuando llego a la parte de aduanas del aeropuerto de Chicago, y me doy cuenta que no tengo la mítica bolsita amarilla del duty free conmigo. ¿Dónde leches está? Inmediatamente me di cuenta que me la había dejado en el avión. La había metido en un compartimiento diferente y por supuesto cuando aterricé, entre que había bebido dos mini-botellas de vino y tomado dos pastillas para dormir, no sabía si estaba en Chicago o en el quinto sueño.

Después de haber maldecido a todos los santos posibles, me di cuenta de que esto que me había pasado no tenía que ser horrible. Es más, podía considerarlo como una señal para que en este 2010, dejara de fumar completamente. Y así lo hice. Llevo una semana sin fumar y debo decir que aunque no ha sido fácil, vivir en Estados Unidos lo hace mucho más simple. El hecho de que no se pueda fumar en ningún lado hace que los fumadores sociales como yo no tengamos tentaciones tan frecuentes. Obviamente, ha habido momentos claves en los que me moría por un cigarro. Por ejemplo, esperando la cola del ""power tour"" del Nitty Gritty casi me da un ataque. En esos momentos es donde todos los fumadores aprovechan para intoxicarse primero y luego entrar a un lugar cerrado. También después de un concierto el sábado, todo el mundo sale y ¡zas!, cigarro que te crió.

He durado una semana sin fumar y lo seguiré intentando, pero ¿sabéis lo que me costaría hacer esto en España? Es imposible. En España tu te levantas, y estás en una ola de humo, ya directamente. La gente fuma desde por la mañana hasta que se acuesta. Mis hermanos fuman, todas mis amigas fuman, mi abuela y mi tía fuman...¡estoy rodeada! Por eso este ultimo semestre en Madison no solo me va a servir para destrozarme el hígado a base de bebidas baratas, pero también intentaré rejuvenecer mis pulmones aprovechándome del ambiente no fumador de este nuestro gran campus.

¿Crees que Isabel no debería dejar de fumar? ¿Tienes algunos trucos para ayudarla a dejarlo? Envíaselos a

Enjoy what you're reading? Get content from The Daily Cardinal delivered to your inbox

alvarezvalca@dailycardinal.com.

Support your local paper
Donate Today
The Daily Cardinal has been covering the University and Madison community since 1892. Please consider giving today.
Comments


Powered by SNworks Solutions by The State News
All Content © 2021 The Daily Cardinal